01 mayo 2006

De Criptex a Enigma, y tiro porque me toca

Se está levantando mucho revuelo últimamente sobre el Código Da Vinci: que si se va a estrenar dentro de poco la película, que si el Opus Dei ha pedido que en la peli se anuncie de forma expresa que los hechos y personajes de la misma son completamente ficitcios, que si Pajares y Esteso amenazan con volver parodiando al Código Da Vinci, que si el juicio por plagio a Dan Brown le ha considerado no culpable, que si el juez introdujo en la sentencia un pequeño mensaje cifrado, que si resulta o no un escándalo que un juez haga broma en algo tan serio como una sentencia judicial, etc. etc. etc.

También relacionado con la criptografía, que no con el libro del Sr. Marrón (ahora todos quieren ser el Sr. Marrón, no como en Reservoir Dogs: "Pero si es el color de la mierda"), estaba la noticia de que el mensaje cifrado en la escultura del Cuartel General de la CIA ha sido descifrado. No, no es que los de la CIA sean inútiles descifrando mensajes y no lo hayan sabido descifrar hasta ahora, sino que el escultor se equivocó al hacerla.



Y todo esto viene a cuento de que en estos momentos me estoy leyendo Criptonomicón de Neal Stephenson. Resulta mucho más ilustrativo e interesante que la novela de Brown (porque no nos engañemos, la novela puede ser entretenida pero tampoco es para tanto) así que desde aquí la recomiendo a todo aquel que se interese de verdad por la criptografía. Ya sea para conocer algo de la historia de la criptografía a través de una trama y personajes de ficción, ya sea para disfrutar con el humor sutil e inteligente de Stephenson, este libro resulta indispensable.

Technorati tags: , , ,